El más terrorifico de los susurros.




sábado, 3 de agosto de 2013

tercer tercero

Ser adicto a ti me bastó durante un tiempo. Siempre había soñado con llegar a ser el astronauta que explorase los lunares escondidos en los ángulos muertos de tu cuerpo, pero siempre hay sueños demasiado grandes que se interponen entre el tú y mi naturaleza absurda. El mundo debería entender donde reside la grandeza de los momentos especiales de la vida, debería conceder instantes de gloria para las luces breves pero intensas, debería enseñar a poner patas arriba mundos, vidas, sueños.

Yo soy el objeto que siempre se empeña en ser el gran obstáculo, nunca pensé que mi caída sería por otro motivo que no fuese una sobredosis de ti. Es extraño. Me hace replantearme cosas, pensar si realmente el amor es lo que creemos que es realmente el amor, si es algo de naturaleza física, si es algo prescrito por fuerzas ajenas, si es capaz de morir.

Y si fuera el tercero en discordia supongo que no me quedaría otra que beberte en tus tiempos muertos y enloquecer el resto de mañanas, mediodias, tardes, noches, madrugadas... Limitarme a ser el obstáculo obstinado.

jueves, 1 de agosto de 2013

Art.129 del reglamento emocional

 
Eres cabezota, mucho más cabezota que yo, que ya es decir. Tienes metido entre ceja y ceja fijarte en la mueca que mi boca hace cuando sonríe, en mi risa, tiendes a edificarme como chorro de vida, como un scout que irradia felicidad, siempre dispuesto a dar la mano, como un astro rey que de forma altruista se dedica a calentar con miradas los corazones de la gente... pero te equivocas. Para, por favor, déjalo ya, deja de recorrer mis costuras, deja de deslizarte sobre ellas sin saber lo que se ha logrado encerrar ahí abajo a base de aguja e hilo, 
                                      y algo de alcohol del malo.

Solo quiero algo maleable, algo que quepa en el bolsillo y con lo que poder matar el tiempo que nos toca estar aquí; yo no te pido que me enseñes a volar, nada, así que no lo enredes. 

Hazlo vacío y sencillo, sin complicaciones, un vaso, dos cigarros, hola y adiós, rápido. Ya nadie contrata al señor amor, ahora son contratos temporales, menos coberturas, pero el precio a pagar en la factura del final de día es mucho más barato y ofrecen una total y completa disponibilidad, un chollo. Así que olvídate de tus largos paseos por mi espalda, no quiero romperme más huesos en causas perdidas.

No mas rayos ni truenos, ni preguntas al viento, solo rentables contratos físicos sin clausulas emocionales. Esto es la vida que hemos conseguido, la que nos han ayudado a construir.


I've always been who hurts everybody, the one who appears by the hand of the pain in all the parties. But now, you are here, you stay here by my side, waiting something that i still don't know what could be. I guess i should say i'm a lucky man, but this is not true, because.. because... I remember how they said: "you're a selfish man, and you will never be able to love anybody or anything"